Tacita de Plata convierte en street food el chocolate con churros

Con más de 100 años de historia, esta tradicional churrería y chocolatería sale a las calles con su original ‘combo’ e inaugura establecimiento en la calle Mayor, con cocina abierta al público y paredes de cristal, para que podamos ver en todo momento el proceso de elaboración de sus productos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ideado para disfrutar de los churros paseando, el ‘combo’ es un formato take away que cuenta con un hueco especial para el vaso de chocolate y con un espacio destinado a los churros.

Lo que caracteriza la oferta de este local es el máximo cuidado en la selección de las harinas, las coberturas y el aceite, que se cambia a diario, garantizando el sabor inconfundible propio del buen churro y de las porras.

El chocolate – se puede comprar o incluso llevar para preparar en casa – se prepara con leche de primera calidad para conseguir una espesura y textura únicas. Los hay clásico, negro, suizo, francés, de dulce de leche, leche condensada, café, avellanas o coco e incluso disponen de opciones para veganos o intolerantes a la lactosa.

Por lo que respecta la variedad de churros y porrashechos con la misma técnica y receta con más de 100 años de historia y que cambian sus formas y colores para días especiales o eventos puntuales – nos proponen además, el churro bombón y los que están rellenos de crema o dulce de leche; así como otros productos de pastelería, entre los que encontramos, las flores de azúcar, los pestiños, los croissants, las napolitanas, las cañas de crema o las tartas caseras. Todo se hornea en el día. Y en verano también preparan helados, sorbetes y granizados.

Con paredes inspiradas en los edificios de Sol, mesas de mármol, sillas de madera y lámparas de cristal, el diseño de este local está inspirado en las churrerías y chocolaterías de antaño, si bien con un aire fresco y moderno.

Al frente de este negocio familiar, los bisnietos de D. Florencio, su fundador, quienes trabajan con la misma ilusión y dedicación que hace 100 años. El nombre se remonta al de la churrería móvil que antaño paseó el creador por las principales calles y fiestas del corazón de la capital, como las verbenas de San Isidro, San Antonio o La Virgen de la Paloma.

 

Anuncios