Monkey brunch, la propuesta más Salvaje de Madrid para brunchear

¿Ganas de bailoteo y buena comida? Tienes una cita en uno de los cuatro locales de Salvaje, los sábados de 14 a 19 horas (bajo reserva), con el brunch que probablemente tenga la opción horaria más amplia de la ciudad de Madrid: Monkey Brunch.

Abundante vegetación, iluminación baja y cálida, detalles del mundo animal en estampados y esculturas —sus rinocerontes dorados son ya símbolo de la marca— y un sinfín de objetos relacionados con lo salvaje nos dan la bienvenida. Durante la velada te sorprenderán música de timbales, la actuación de un DJ y un show protagonizado por un peculiar simio, mascota del brunch. La fórmula es abierta, se puede elegir a la carta y para la ocasión, se puede optar por el crispy salmon Benedict de Azkue (arroz crunchy con tartar de salmón spicy, huevo de codorniz y salsa holandesa de yuzu) y tres cócteles: Bloody Mary, Mimosa o Bellini.

Su carta gira entorno a la cocina-fusión, entre los procedimientos culinarios japoneses y las técnicas y cocciones propias de la cocina europea, con especial atención a los mariscos y pescados del Mediterráneo, protagonistas de ahumados, marinados y madurados– con productos japoneses –especias, fermentados y macerados como el kimchi y el umeboshi, wagyu japonés de calidad A5, etc.–. En el apartado de sushi y raw bar de la carta se pueden encontrar desde sashimis y niguiris hasta originales rolls de creación propia; entre los platos calientes, destacan los elaborados en la robata, parrilla japonesa que permite que los alimentos tengan mayor contacto con el carbón.

Por su parte, las barras de Salvaje contempla doce propuestas de autor y reinventa nueve clásicos. Todos se presentan en originales vajillas diseñadas ad hoc por artesanos de primera fila e incluyen ingredientes de origen asiático y latinoamericano en línea con la cocina del local.