No mates al mensajero

Estamos acostumbrados a que nos contesten “Lo sentimos, pero no se lo podemos entregar antes”. Si en 2012 (sin ir más lejos) lo acatábamos sin más, en 2016, en pleno auge del comercio… Sigue leyendo