María Blanchard, una ‘mujer artista’ en un mundo creativo dominado por los hombres

El día 25 de febrero cierra una de las exposiciones más interesantes de este año en Madrid: la muestra monográfica sobre María Blanchard que acoge el Museo Reina Sofía (C/ Santa Isabel, 52). Entres sus secuaces, destacan Picasso, Diego Rivera o Juan Gris, quienes la reconocieron como otra grande.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

74 obras – la mayoría de ellas pinturas y algunos dibujos – nos enseñan el virtuosismo técnico de esta artista, así como una variada documentación en torno a su figura, una de las más grandes de la vanguardia de comienzos del siglo XX.

En el recorrido podemos apreciar tres etapas artísticas: la formación, su periodo cubista y el retorno a la figuración.

Su obra más temprana está influenciada por Fernando Álvarez de Sotomayor, Emilio Sala, Manuel Benedito, Hermenegildo Anglada Camarasa y Kees Van Dongen.

“En esta primera etapa centra su iconografía en el retrato, a través del cual podemos rastrear su evolución –continúa la comisaria-. Pasa de los colores sobrios y el dibujo firme, sujeto al tema, a una mayor riqueza colorista, un tanto expresionista, una materia más rica y densa, utilizando la espátula y una factura más suelta, liberándose progresivamente del atavismo tradicional.”, afirma Mª José Salazar, comisaria de la exposición.

Se inicia con gran personalidad en el cubismo, aportándole plasticidad y sentimiento. Durante esta fase, su obra evoluciona desde un primer cubismo, con elementos figurativos fácilmente identificables que representa mediante formas geométricas en planos superpuestos y que sitúa su producción cercana a la de Diego Rivera; hacia un cubismo más sintético, cercano a la estética de Juan Gris.

La última sala de la exposición se centra en su producción de 1919 a 1932, época en la que la obra de María Blanchard se aleja cubismo para volver a la figuración. En este período, la artista crea las pinturas más conocidas de su producción: El borracho (1920), Las dos hermanas (1921), Maternidad oval (1921-1922), El niño del helado (1924), Bodegón oval (1925) o La convalenciente (1925-1926).

Si estáis preparando vuestra visita a Madrid, os interesará saber que el Reina Sofía es de las pocas pinacotecas que abren los lunes y cierran los martes. Además, este museo ofrece entrada gratuita de lunes a viernes de 19 a 21 horas, los sábados de 14:30 a 21 horas y los domingos de 10 a 19 horas, el 18 de abril, el 18 de mayo, el 12 de octubre y el 6 de diciembre.

Quizás os interese también:

El arte como resistencia a la represión

La tienda de Loewe de Gran Vía exhibe la España de ‘Blancanieves’

Patrick Tuttofuoco, alias ‘el mago de los espacios’

Turquía según Halil Altindere

Kovanda indaga sobre lo valioso y lo funcional en ‘Dos anillos dorados’

Museo rima con febrero

‘El ruido alegre’, el jazz que entra por los ojos

¿Eres un Beatlesmaníaco?

Siete exposiciones llenan de arte 47 municipios de Madrid

El Prado nos muestra el joven y prodigioso Van Dyck

CentroCentro: un Belén napolitano, música, poesía y mucho arte

La cultura ‘pide la vez’ 

El mercadillo del dibujo y la ilustración aterriza en el Museo ABC 

De paseo por nuestra infancia

Citas que no debéis perderos en Matadero Madrid

Anuncios