Viaje a Tenerife: San Cristóbal de La Laguna

tenerife

La antigua capital de la isla es uno de los imprescindibles para quienes pasan sus vacaciones en Tenerife. Esta antigua ciudad, que fue centro político, religioso y cultural de la isla, guarda un impresionante patrimonio histórico y monumental, y por la importancia de sus iglesias, palacios y plazas, y por sus peculiares características, ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. De hecho, el núcleo de la “Ciudad Abajo”, construida a partir de 1500, es el primer ejemplo de ciudad colonial no fortificada, un modelo de “ciudad territorio” basada en principios filosóficos y que estaba delimitada por sus propias fronteras naturales.

Para conocer esta ciudad de atmósferas coloniales, lo mejor es pasear por sus calles, sin prisa, descubriendo sus rincones y observando con atención sus monumentos más prestigiosos. San Cristóbal de la Laguna se encuentra a tan solo 11 kilómetros de Santa Cruz de Tenerife y a una hora en coche de Los Cristianos: incluso quienes han optado por vacaciones de sol y playa no tienen excusas y pueden hacer una excursión de un día para visitar la ciudad. Sin embargo, San Cristóbal de la Laguna es encantador y puede ser una buena idea pasar allí algunos días, por ejemplo alojándose en una casa típica como las que se encuentran en HouseTrip.

Hablando del patrimonio monumental, en cuanto a edificios religiosos algunos de los más destacados son la Iglesia de la Concepción, el primer templo fundado en la isla de Tenerife, la Catedral y el Monasterio de Santa Catalina de Siena, que data de 1611. Uno de los lugares más importantes del recorrido por la ciudad es Plaza del Adelantado, ubicada en el corazón del centro histórico. En su perímetro se encuentran algunos de los edificios más emblemáticos de San Cristóbal, como el Ayuntamiento (1546), la Ermita de San Miguel y la Casa de Ancheta, fundador de San Paulo. Otro imprescindible es el Palacio de Salazar, considerado una de las muestras de arquitectura civil más destacadas de las islas Canarias. Fue construido en el siglo XVII en estilo barroco canario, combinando también elementos del Manierismo y del Neoclasicismo. Es excepcional especialmente su fachada, que algunos no dudan en definir como la mejor de la arquitectura civil canaria.

En la antigua capital de Tenerife no faltan los museos, entre los que uno de los más interesantes es el Museo de Historia y Antropología (MHA). Una de sus sedes es la Casa Lercaro, que se encuentra en el centro de la ciudad y fue construida a finales del siglo XVI. La exposición permanente ofrece un recorrido por la historia de la isla, a través de distintas secciones. Una de las últimas secciones está dedicada a la historia del edificio que alberga el Museo – la familia Lercaro, los orígenes de la casa, su evolución y también su restauración. Otra sede del mismo museo se encuentra en la Casa de Carta, en Valle de Guerra (a unos 13 kilómetros de San Cristobal): la casa es un destacado ejemplo de casa solariega del siglo XVIII y alberga la exposición permanente “La Casa de Carta y las tradiciones”, con una colección que incluye textiles e indumentarias tradicionales, mobiliario, cerámica y cestería, entre otros.

Para los amantes del arte es imperdible la Fundación Cristino de Vera, dedicada al pintor que cedió gran parte de su obra para que no se quedase “oculto en colecciones privadas o en el estudio”. La sede se encuentra en calle de San Agustín, en un antiguo edificio que data del siglo XVIII. En la planta alta está la colección permanente, con obras del artista, mientras que en la planta baja del edificio se organizan exposiciones temporales.

Texto de Carmen Coronado 

Anuncios