¿Quieres olvidarte de limpiar tu casa?

homepage into pc

La Navidad está a la vuelta de la esquina, un tiempo para disfrutar de la iluminación de las calles de Madrid, para reencontrarse con viejos amigos, para festines con la empresa y para disfrutar con la familia. Quedar, comprar, salir, comer, cenar… no da tiempo para mucho más. Y luego te das cuenta demasiado tarde de que habéis quedado en tu casa para celebrar la cena de Navidad. Ahora toca limpiar, recoger, ordenar… ¿De dónde vas a sacar el tiempo para todo esto?

No hay que estresarse, porque gracias a empresas como Helpling puedes reservar un limpiador profesional y de confianza y conseguir tu limpieza de 1 minuto. El proceso es muy sencillo: se trata de introducir tu código postal, seleccionar las habitaciones que quieres limpiar, el día y la hora que te convenga recibir el servicio. A través de un algoritmo desarrollado in-house por la misma compañía, Helpling seleccionará al mejor limpiador para ti, dependiendo de tus necesidades de limpieza. Esta empresa de limpieza lo tiene todo pensado: para personas ocupadas como tú, cuenta con una app móvil, para Android e iOS, para que reserves a tu limpiador profesional dónde y cuándo quieras: de camino a casa en el metro o el autobús, de cena con amigos, o haciendo las compras navideñas por el centro.

No importa dónde estés para tener tu casa limpia en todo momento. Se acabó el buscar durante horas en páginas de anuncios, con Helpling contratarás los servicios de limpieza de tus sueños deforma totalmente legal y con garantías: todos los limpiadores de Helpling están registrados como Autónomos en la Seguridad Social.

Los precios se mueven en un rango desde los 10€/hora para limpiezas recurrentes, de más de una vez, hasta los 12€/hora para la limpieza puntual, si reservas una sola vez.

Y si esto fuera poco, Helpling permite al cliente evaluar el servicio de su limpiador. Si le ha gustado, puede incluirlo en su página de favoritos para poder contratarlo siempre que quiera. Así no habrá quién te pille desprevenido y tú puedes dedicarte a otras cosas.

Texto de Julia Fernández

Anuncios