NH Collection Paseo del Prado también se apunta al afternoon tea

Con el objetivo de diversificar su propuesta para todo tipo de públicos, en los últimos años, muchos establecimientos han decidido implementar el afternoon tea a su catálogo de servicios. La hora del té (de 11 a 23 horas, de lunes a domingo) en el Hotel NH Collection Paseo del Prado tiene lugar en un salón íntimo y acogedor, aromatizado por perfumistas de Aqua Flor y prevé una selección de té Premium de la firma JING, pequeñas delicatessen firmadas por el maestro chocolatero Rubén Da Silva, una amplia selección de pastelería francesa e internacional, diferentes variedades de sándwiches y una cuidada propuesta de cavas y champanes.

De esta forma, el hotel quiere rendir un homenaje al fascinante mundo del té, a sus extensas variedades pero también a todo el protocolo que hay en torno a él. Podemos elegir entre 16 referencias distintas, entre las que se encuentran además, tés fríos e infusiones de ginebras Premium para la elaboración de gin tea tonics.

La guinda al pastel – nunca mejor dicho – la pone Rubén Da Silva, I Premio de Repostería del Certamen Nacional de Gastronomía en el Salón de Gourmets de 2013. Rubén ha optado por una colección de bombones de toque frutal y floral que combinan muy bien con los tés que se ofrecen en Suite & Tea. Asimismo, puedes adquirir en el mismo hotel todas las creaciones del maestro, que se irán renovando periódicamente a lo largo del año.

Por lo que respecta los demás bocados dulces, podemos degustar macarons, petit choux, éclairs, minifinanciers y dulces de tradición británica como los scones de mantequilla y minimuffins (deliciosos). Y en el apartado de sándwiches, al más puro estilo British, podemos saborear el de salmón ahumado, yogurt y miel de trufa; el de pepino y mantequilla salada; el de roastbeef con mostaza y pepinillos (buenísimo); el de pavo, manzana y apio con mahonesa ligera; o el de jamón cocido y queso brie.

El precio de la experiencia oscila entre los 48,90 euros (2 personas) del afternoon tea y los 85 euros de la degustación de bombones y el champagne Bollinger. Este último suele ser un detalle muy cotizado de parte de los que quieren tener un guiño con algún huésped que se aloja en el hotel, según nos comentaron el día de la presentación. También puedes diseñar tu propia experiencia, escogiendo los sándwiches, los pasteles o los bombones que más te gusten.

Anuncios