‘Honest greens’ o cómo comer rico sin remordimientos

La propuesta de este nuevo local situado en pleno centro financiero de Madrid (Paseo de la Castellana, 89) es saludable, rica y a base de productos de temporada y cercanía (siempre que sea posible en un radio menor de 100 km de Madrid). En definitiva, promueve un estilo de vida sano, al margen de las etiquetas bio, orgánico o ecológico. Este proyecto llega de la mano del cocinero francés Benjamín Bensoussan (Le Cabrera y Cien Llaves, entre otros). Su primer mandamiento es el respeto absoluto por el producto, de hecho, algunos se sirven al natural, las verduras se hierven el menor tiempo posible, hay productos asados y las proteínas se cocinan a la parrilla para darles un toque de humo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Adaptada a las distintas dietas, su cocina es de sabor y hecha mejor que en casa: sin procesar, sin aditivos ni conservantes, sin azúcares añadidos y, siempre que sea posible, a base de productos frescos, sin gluten y procedentes de pequeños agricultores locales que apuestan por la responsabilidad y la sostenibilidad.

Sólo por citar algunos, la ternera es ‘free range’ de pasto de Miraflores de la Sierra, el pollo es de granja y el café es orgánico y fairly traded, seleccionado y tostado por D•Origen Coffee Roasters. Además, con el objetivo de dar a conocer a los proveedores con los que trabajan y que hacen posible este concepto, el restaurante elaborará cada temporada un periódico (coincidiendo con el cambio de carta) que tendrá como contenidos artículos sobre ellos, pero también sobre fitness saludable, estilo de vida, recetas de temporada para animar al público a hacerlo en casa, viajes…

El precio base del plato principal es de 6,90 euros. Puedes elegir comer con una base de proteínas a escoger entre cinco opciones (pollo de granja, tofu fresco asado a la pimienta negra y miel, tataki de atún yellowfin, falafel casero y ternera madrileña) y añadir guarniciones calientes como la calabaza asada con pico de gallo, la remolacha asada con crema de albahaca, aguacate y brócoli o el boniato orgánico, entre otras, y frías como crema de berenjenas, hummus, las lentejas pardinas con yogurt y hierbas frescas o el coleslaw de apio y repollo con eneldo, mostaza y cerezas semi-secas; u optar por una ensalada, como la ‘spicy kale’ con espinacas orgánicas, aguacate, brócoli y zanahorias; la ‘avocado supergreen’ con rúcula y espinacas orgánicas, canónigos, aguacate, portobellos orgánicos salteados, remolacha, tomate cherry, pepino, amapola, alfalfa y soja; o la ‘ginger-honey queso de cabra’ con boniato orgánico y pétalos de cebolla morada asadas, judía fina, pera, nueces, arándanos semi-secos, queso de cabra, rúcula y espinacas orgánicas.

También puedes elaborar tu propia ensalada con ingredientes como el kale y espinacas orgánicas, una base a la que siempre puedes añadir proteína.

Las opciones líquidas también son todas naturales, sin ningún tipo de azúcar añadido y muy variadas. Puedes optar por los cold pressed juice – cada uno de ellos está hecho con un kilo de fruta -, la cerveza (no faltan las referencias artesanas de Madrid), cuatro aguas frescas caseras de distintos sabores, vinos, cócteles saludables… Una vez hecho el pedido, sólo queda esperar en la mesa y disfrutar.

Si eres adicto a la chia, te interesará saber que en el apartado de postres tienene el pudding de chia con coco, almendras y frutas de temporada.

La cocina está totalmente a la vista, por lo que puedes ver cómo se elaboran todos los platos y crear tu propio menú escogiendo entre el amplio abanico de productos. El local cuenta con cortinas de esparto, macetas de mimbre que cuelgan de los techos llenas de vegetación, así como con luminosos que indican la estación en la que estamos. Por lo general, predominan los tonos claros, las maderas y mucha luz. El espacio dispone además de una terraza cubierta y de dos áreas en las que conviven mesas altas y bajas sin mantel y una gran mesa alta de madera comunal.

Abierto de domingo a jueves de 13 a 16:30 horas y de 20 a 00 horas, viernes y sábados de 13 a 16:30 horas y de 20 a 1 horas (funciona como cafetería todos los días de 12 horas a cierre), es también una muy buena opción para pedir comida para llevar, porque lo rápido no tiene por qué estar reñido con la calidad.

Anuncios