Paper Moon, un delicioso oasis de paz

-Este local está temporalmente cerrado- Paper Moon (Av. De Concha Espina, 55) consigue hacer lo que pocos locales modernos y vanguardistas son capaces de hacer: relajarnos. El suelo de teca, la cristalera, las plantas, las luces… Todo contribuye a que nos inunde una repentina sensación de paz.

Así que, nos olvidamos de la crisis, de los jefes (el mío es estupendo, lo digo por el vuestro :-)) y nos sentamos a la mesa.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Antes de que decidamos qué queremos comer, nos sirven unas focaccias y unas zanahorias con queso roquefort. Entre las propuestas de la carta me llama la atención el vitello tonnato, un clásico de la cocina italiana, muy poco difundido en el extranjero. No se hable más, ¡Para mí, un vitello tonnato!

El plato supera con creces mis expectativas. Lo mismo ocurre con la pasta casera integral, con albahaca, tomate fresco, piñones y pecorino o con la pizza rúcula, tomate y vinagre balsámico.

Si queréis comer algo más ligero, os recomiendo la ensalada de canónigos, maíz, pasas, emmenthal, bacon, vinagreta dulce de mostaza o la de tomates y mozzarella. Mientras que, si queréis probar unos sabores algo más fuertes, la ensalada de queso de cabra con cebolla caramelizada o la pizza con cebolla caramelizada y bacon representan dos muy buenas opciones.

¿Os gustan los platos exóticos? No dejéis de probar las pappardelle al curry con pollo y manzanas.

En un italiano que se precie hay dos recetas que no pueden faltar: el risotto y el tiramisú. Tuve el placer de saborear los dos, ¡deliciosos!

Si no sois partidarios de los postres al café, podéis optar por la tarta de manzana sobre una masa de hojaldre, con helado de vainilla.

Os he dejado una muy buena noticia para el final. Paper Moon cumple 18 años y lo celebra con un menú especial del valor de 27 euros para dos personas. ¿Os han entrado ganas de probar sus pastas, sus pizzas o su sublime tiramisú? No os lo penséis más, reservad mesa!!

Quizás os interese también:

Aiò o cómo la pizzetta sarda cambió la vida de Andrea y Marcello
Malatesta, una trattoria con acento romagnolo
¿A qué sabe la historia?
Madrid sabe a violeta
El Mentidero: entras por la decoración, vuelves por el servicio
De tapas japonesas en Hanakura
El Back, como en casa o mejor
Desmitificando tópicos en Palacio de Anglona
Anema e core: “cocina italiana con algo más”

Anuncios