‘Medea’, gastronomía con una elevada carga conceptual en un entorno sin artificios

Este nuevo e interesante concepto gastronómico se encuentra bastante cerca de la nueva meca de los foodies en Madrid, Ponzano, en el n. 45 de Ríos Rosa. El joven cocinero que lo regenta, Luis Ángel Perez (Zalacaín, DiverXo, Aponiente y Arriba), es amante del cine y estudió cine, pero un buen día decidió contar historias a través de la cocina. El nombre del restaurante rinde tributo al largometraje de Lars von Trier, su director favorito. Nada más leer los imaginativos títulos de la carta, está claro que estamos delante de una oferta con mucha carga conceptual.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Con capacidad para sólo 20 personas, la decoración de Medea es austera, con paredes desnudas y colores sobrios, no hay cuadros, ni muebles de diseño ni artificio, porque lo que importa es la experiencia. Una experiencia que se vive a través de dos menús degustación: uno corto de seis pases por 38,50 euros, uno medio de siete pases por 45 euros y uno largo de diez. Todos ellos se personalizan para cada mesa en función de las alergias y los gustos particulares de los comensales, en base a una colección de 16 platos previamente diseñados que irán variando en cada estación.

La de este prometedor chef es una propuesta con raíces arraigadas en la tradición en la que se implementan elementos de la gastronomía internacional. Aquí la vanguardia es un puro medio para jugar con las texturas o potenciar una sensación. Los tiempos son los propios de los guisos de las abuelas y entre los ingredientes fetiche, encontramos las hierbas aromáticas y el picante.

Entre los 16 platos con los que arranca, destacamos “Un viaje a ninguna parte” que aúna un receta típicamente japonesa como es el sashimi de vieira curada en soja y miso con ingredientes peruanos como el ceviche de gambón y unos tallarines de nabo Daikon con pesto genovés; “Perdido en un campo de maíz”, donde el salmonete viene acompañado por una sopa de aguachile de maíz y palomitas de maíz; o “Raíces” (a base de apionabo, mini zanahoria, rabanito encurtido, horseradish, remolacha blanca y chirivía crujiente).

Muchos de los platos se terminan en sala, por lo que disfrutarás de un servicio dinámico y muy interactivo.

Medea abre de martes a jueves de 13 a 15 horas y de 21 a 22 horas; viernes y sábado de 13:30 a 15:30 horas y de 21 a 22 horas; domingos de 13:30 a 15:30 horas.

Anuncios