Ozio, cocina siciliana con algún twist creativo

La comida italiana está de moda en Madrid, mejor dicho, nunca ha dejado de estarlo… Hoy viajamos a Sicilia, concretamente a Palermo, tan solo yendo a la zona de Azca, donde acaba de instalarse Ozio, un restaurante especializado en cocina siciliana con algún twist creativo.

La Arancina Oziosa es sin duda uno de los platos con el que reflejan este concepto. Se trata de una ‘croqueta’ de arroz típica siciliana elaborada con bisque de gamba roja y que revela en su interior un corazón cremoso de burrata, con un toque de menta y limón sobre una crema de azafrán.

Tras probar uno de los antipasti estrella del local, te recomendamos probar algún primo, entre los que destacamos los Busiati con pesto de Trapani, a los que añaden tartar de carabinero o las Linguine con bottarga de Marzamemi (Salazón de huevas de atún), ralladura de limón y almendras). Si eres más de pizzas, te señalamos la siciliana Rianata (pesto de perejil y almendras, anchoas del Cantábrico, tomates cherry, queso tuma y pecorino, aceite de ajo y orégano).

Todas se elaboran con harinas de trigo blando y duro siciliano y las dejan fermentar durante 72 horas.

Entre los segundos, algunos de sus hits son el Involtino palermitano Del Monsù o el Bacalao ‘sfincionato’ (con salsa de cebolla, tomate, anchoas, alcaparras y aceitunas Taggiasca).

Como ya sabéis, salir de un siciliano sin pedir el postre es delito, así que, deja un hueco para el Beso de Sicilia, con pistacho y chocolate blanco o la Tarta Savoia, una delicia de chocolate, avellanas y crema inglesa que se originó en un convento de Catania hace más de 150 años.

Para acompañar, te asesorarán recomendándote una cuidada selección de vinos autóctonos, tintos, blancos, Marsala, espumosos y también dulces; y si lo prefieres puedes culminar tu visita con un cóctel, como el Espresso Martini, por ejemplo.

Este viaje relámpago a la ciudad de Palermo cuenta además, con bonitos detalles decorativos que nos recuerdan a la isla, como coloridos azulejos sicilianos debajo del horno napolitano, las teste di moro del escaparate, los famosos maceteros con forma de cabeza de hombre y mujer, las piñas de la barra, emblema de la zona y símbolo de buen augurio, fertilidad y fuerza o los icónicos colores de las mesas esmaltadas con lava del Etna, material con el que también están hechos los posacubiertos.

Ozio abre de martes a sábado de 13:00 a 16:00 y de 20:00 a 00:00 horas; domingos solo a mediodía, hasta las 17:00 h. y el lunes cierra por descanso. Tiene servicio de delivery y take away. Asimismo, cuenta con una terraza.

Te sugerimos pedir a la carta en vez de optar por el menú gastronómico, para disfrutar plenamente de los platos y así, tener más excusas para volver.