‘Ox’s’, la terraza gourmet de Cuzco

Quizás no sea una terraza de moda, pero la del restaurante Ox’s es sin duda una de las terrazas más gourmet de Madrid. Con treinta años de historia, este lugar es en uno de los referentes de la cocina vasco-navarra en la ciudad y ahora, con el comienzo de la temporada estival estrena dos frescos menús que incluyen un aperitivo, cinco platos y un postre por 25 euros.

En las dos propuestas prima el producto por encima de todo. La primera incluye salmorejo, ensalada césar con langostinos, arroz con verduras naturales y setas, bacalao a la riojana, rabo de toro estofado y de postre helado de queso con puré de frambuesa. La segunda comienza con ensaladilla rusa con puding de pescado y continúa con el calabacín relleno de jamón ibérico, un pimiento de piquillo relleno de bacalao, la merluza langostada, una brocheta de solomillo de vaca y para terminar un flan de queso -buenísimo – que elaboran en el propio restaurante.

Ox’s – buey en inglés – abrió como asador, pero quiso ampliar la clásica oferta de chuletón y ensalada incorporando platos fuera de carta, una opción que hoy sigue representando el 25 % de su propuesta diaria, y verduras, la estrella de la casa. Estas últimas no están escritas sino que se cantan a diario y varían según la temporada, Hay alcachofas de octubre a junio, cardo en los meses de más frio, pochas entre julio y septiembre y, en primavera espárragos blancos y perrechicos que se preparan en revuelto, como guarnición de la merluza o en calabacines rellenos. Y siempre, aunque varíe el contenido, hay menestra de verduras naturales, tiernas y bien ligadas con una salsa ligera.

Hoy en día, más que un asador este restaurante es uno de los imprescindibles para saborear buena gastronomía navarra en Madrid. Así, entre sus hits, además del chuletón de buey, encontramos la chistorra frita, la sopa de pescado, el arroz con almejas, las albóndigas de ternera (que suelen servir como aperitivo), los pimientos del piquillo rellenos de bacalao o la merluza en diferentes maneras (a la romana, en salsa verde, langostada o cogote con refrito de ajo y cayena). Y el acompañamiento al café, una gran teja de almendras, también es digno de ser mencionado. Todos los platos de su carta principal disponibles tanto en formato de ración entera como de media ración.

Aquí las veladas van incluso más allá del simple placer gastronómico. El mérito es del gran trabajo de equipo de todos y cada uno los que consiguen que nos sintamos mejor que en casa. Tanto el servicio como la maitre Mila, mujer del chef Jose Ignacio Urdiaín, transmiten en todo momento esa pasión por el oficio y por el producto, esas ganas de agradar y ese saber hacer y atender.

Su acogedora terraza, rodeada de vegetación y alejada del trajín de la calle principal, abre de lunes a sábado de 10:30 a 24 horas, siendo el horario de cocina de lunes a sábado de 13 a 16 horas y de 21 a 24 horas (cierre domingos noche). Si optas por comer o cenar a la carta, el ticket medio es de 45 euros.

Anuncios