La Mojigata: apto para amantes del desayuno

(Este sitio ha cerrado, de momento elabora catering y brunches clandestinos) Y los que formamos parte de ese gremio, sabemos muy bien qué quiero decir. Para nosotros, desayunar no es tomar un café y una tostada, dónde sea o cómo sea. Para nosotros, la primera comida del día es una cosa muy seria, de ella depende nuestro humor.

Si durante la semana tenemos que conformarnos con reservarle pocos minutos, porque tenemos que ir a trabajar, el fin de semana queremos disfrutar plenamente de este momento del día. Por ello, si vamos a desayunar fuera, no todo vale

La primera regla para conquistar a un amante del desayuno tiene a que ver con el horario, cuanto más amplio, mejor. Y La Mojigata (C/ Lope de Vega, 21), con sus desayunos tardíos, – los sábados y domingos de 10 a 16 horas – es todo un ejemplo a seguir.

Un buen café con leche o cappuccino es otro de los requisitos imprescindibles para que caigamos rendidos a sus pies. También en este caso, he de admitir que este bar madrileño saca un sobresaliente.

Que seamos de dulce o de salado, nos encanta que tengamos muchas opciones por elegir y que todo esté fresco y artesanal. Mantequilla artesanal, pan recién hecho, mermeladas biológicas, miel natural, tartas caseras, tortitas, ensaladas, tostas, galletas, pan de chocolate, muffins, bizcochos para celíacos, crepes y batidos componen, nada más nada menos, la carta de desayunos de esta cafetería.

Este rincón del Barrio de Las Letras consigue con pequeños detalles que nos sintamos como en casa, incluso mejor. Nunca faltan flores naturales o una buena revista para leer en las mesas, las camareras son amables y atentas. Ningún objeto está de más o fuera de lugar, y tenéis como la sensación que vosotr@s también hubierais elegido esa play list!!

Además de servir deliciosos desayunos tardíos, La Mojigata organiza cenas-taller para grupos de ocho personas, una iniciativa entretenida en la que aprendemos a preparar tartas o cookies entre amigos o en familia. En realidad lo más divertido viene después, cuando podemos saborear lo que hemos creado…

Otra de las de las ideas diferentes que ha salido del horno de esta cafetería es el casering, un catering 100% biológico y casero, para vuestras fiestas entre amigos o para vuestros encuentros de negocios.

Casi se me olvida, también podéis ir a por pan a La Mojigata. Habéis leído bien, aquí podéis comprar la barra de pan de toda la vida, y con eso quiero decir, elaborada artesanalmente como antaño.

Si sois adictos a lo natural, no dejéis de ir a este sitio y pedid una cola biológica 🙂 .

Artículos relacionados:

Una dulce vuelta

Petit Appetit, el bistrot de Chamberí

The Patio: si quieres playa y no puedes… 

La Carmencita: una casa de comidas comprometidas con los retos del siglo XXI

El Mentidero: entras por la decoración, vuelves por el servicio 

La cultura ‘pide la vez’

Malasaña para comérselo 

‘Trattoría Manzoni’, el italiano que te recomendaría un italiano 

Anema e core: “cocina italiana con algo más”

Anuncios