The Patio: si quieres playa y no puedes…

Es una tienda, pero también una terraza a pie de calle. Es The Patio (C/ Hortaleza, 87), una pop up que surge con la intención de hacernos olvidar que en Madrid no hay playa… Desde el carrito de cócteles y zumos naturales hasta los coloridos sillones y taburetes de madera, pasando por las plantas, las alfombras con aire tropical o las lámparas trenzadas por las manos de indias colombianas. Todo está pensado para que viajemos con la mente a un lugar de la costa… 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

¿Y qué haríamos en un chiringuito de playa? Pedir un zumo de fruta del tiempo o un cóctel. El Viajero, la firma encargada de elaborar la carta, nos propone mojito de fresa, sandioska, mango spicy o un mojito dorado – con ron miel y azúcar morena -, entre otros.

También las opciones gastronómicas – que corren a cargo del restaurante Magasand – son muy frescas. Sándwiches, ensaladas, gazpacho o piadinas (una receta italiana parecida a la crepe) nos permiten respetar la operación bikini, eso sí, sin escatimar en placer.

¿Que hoy te apetece saltártela? Puedes mimarte con un brownie o un pastel de limón y en vez de pedir un café (que también los hay), podrías probar un té frío o un té moruno.

Nos vamos adentrando en el corazón de ese palacio de 1866 y nos encontramos con la tienda efímera de The Better, un grupo de arquitectos y diseñadores de interiores, que saben muy bien cómo despertar nuestras ganas de compras. Tanto si buscas ideas originales para decorar tu terraza o jardín como si quieres llenar tu maleta de las vacaciones con prendas diferentes, aquí vas a ver unas cuantas. Alfombras, mantelería, objetos de cerámica, flores, plantas y colchas comparten estantes con ropa, alpargatas, sombreros, sandalias y revistas de ediciones limitadas y exclusivas, como Lula, Viktor, Saturdays NYC, Monocloe, V-Magazine o Apartamento.

Todo está en venta en The Patio, también los muebles de la terraza. Todo está hecho a mano y en series limitadas. Su Turno, Chichinabo, Rim Cerámicas, Pintón, Yolanda Andrés, Álvaro Catalán de Ocón, Yellowand Stone o Simone Nicotra son algunos de los creadores que se han sumado a este interesante proyecto.

Esta tienda terraza efímera abre de 12 a 24 horas. El ambiente es muy variado, se cuenta por allí que es muy frecuentada por gente de la farándula. Quizás los precios sean algo más acordes a la zona de Alonso Martínez que a la de Chueca. Los zumos valen entre 4 y 7 euros; la piadina cuesta 9,80 euros; mientras que, los cócteles tienen un precio más correcto: 8,50 euros.

Como todos los pop up store, también The Patio tiene su fecha de caducidad, que será el 15 de octubre.

Quizás te interese también:

Enoteca Barolo, la pasión por los vinos en más de 200 variedades  

Flas Flash Madrid le da la vuelta a las tortillas 

Lobby Market, algo más que una cara bonita

¿Fashion victim? Sigue leyendo…

Vuelve ‘Restaurantes contra el hambre’

Triciclo, el gourmet del Barrio de Las Letras

La Posada de El Chaflán, una casa de huéspedes del siglo XXI  

Los 27 imprescindibles del terraceo madrileño

Abracazum!, díselo con un dulce conjuro

Apartosuites Jardines de Sabatini, algo que nos gustaría mantener en secreto…

Más que pintxos, para toda la familia

Los años 60 en el salón de casa

La terraza de San Antón: mi plan A del verano

L’Artisan: cocina franco-japonesa artesanal

La Carmencita: una casa de comidas comprometidas con los retos del siglo XXI

No hay que ir tan lejos para hacer enoturismo… 

Anema e core: “cocina italiana con algo más”

Vuelve ‘Restaurantes contra el hambre’

Malasaña para comérselo 

Petit Appetit, el bistrot de Chamberí

Yoy, el placer de disfrutar cuidándose 

9 direcciones que todos celíaco, vegetariano o vegano debe conocer

Una dulce vuelta

La Infinito, un café con mucho arte

Ribera Matadero abre por vacaciones  

La cultura ‘pide la vez’

Aiò o cómo la pizzetta sarda cambió la vida de Andrea y Marcello

Desmitificando tópicos en Palacio de Anglona

El Back, como en casa o mejor…

El Mentidero Café: entras por la decoración, vuelves por el servicio 

‘Madrid sabe a violeta’

De tapas japonesas en Hanakura

¿A qué sabe la historia?

Terrazas para todos los gustos

Malatesta, una trattoria con acento romagnolo

Anuncios