Kirikata se muda y amplía su propuesta japonesa

El restaurante japonés de la firma Arzábal o lo que es lo mismo, de Álvaro Castellanos e Iván Morales, se ha instalado en la calle Doctor Castelo 2, lugar donde se horneó la original taberna Arzábal hace algo más de 8 años. Más allá del componente de nostalgia, Álvaro e Iván han elegido este local por las características de las instalaciones, que les permiten ampliar la oferta gastronómica, además, este nuevo Kirikata dispone de terraza.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Al frente de la barra japonesa – con hasta 12 puestos para comensales y dos puestos de cocina, pero más amplia y mejor equipada que las de su antecesor – se encuentra el sushiman Luis Sánchez. El comedor, bastante íntimo, cuenta con 5 mesas y un reservado para seis personas.

Si te enamoraste del bao de costilla de Cerdo Ibérico, de la ensalada de gambas spicy, así como de la selección de niguiris (toro con tomate, pez mantequilla, salmón flambeado, gunkam de atún picante, lomo de wagyu), te damos una buena noticia: se mantendrán en carta. Mientras que, con la nueva etapa se han incorporado nuevos platos, como el ramen de carabinero o la brocheta de cigala, de hecho, los tempurizados y la robata representan las mayores novedades de este concepto renovado.

Otra novedad son los menús degustación, el Omakase Medium (65 euros) y el Omakase Large (85 euros). Asimismo, se ha reforzado la apuesta por la amplia oferta de vinos por copa y champagnes – hay hasta un total de 300 referencias de los primeros y hasta 160 variedades de los segundos -, restando protagonismo a los cócteles, porque Álvaro e Iván quieren que este nuevo Kirikata sea sobre todo un restaurante de día, donde poder comer buen sushi y cocina nipona.

El nuevo Kirikata de Doctor Castelo abre de lunes a sábado, de 13 a 17 y de 20 a 02 horas.

Anuncios