‘La Esclusa’ reflexiona sobre el miedo a la libertad

laesclusaLa protagonista de La esclusa lleva dieciséis años presa, mañana sale en libertad, con la condicional. Su última noche en prisión – esas largas horas donde el dentro y fuera se funden con el miedo y la esperanza – es el escenario de la obra.

Maica BarrosoFelisa de Amar es para siempre, para los más ‘televisivos’ – interpreta un monólogo dramático, donde la realidad de las prisiones es el otro protagonista de la historia. La esclusa saca a la luz la situación concreta de las mujeres dentro de la prisión: doblemente juzgadas, doblemente condenadas a una vida silenciada a base de cadenas penales, morales y sociales. Toca aspectos tan desconocidos para la mayoría y que se viven dentro de estos centros como son la infantilización, la inactividad, la pérdida de la identidad, las condiciones laborales, la desatención sanitaria, la nula intimidad, la medicalización de comportamientos (tranquilizantes) o el suicidio.

El día de su puesta en libertad le comunican que su madre ha muerto. Sin embargo no quiere llorar, se carga de poética e ironía para repasar lo que ha sido su vida desde que fue condenada. Ahora, con cuarenta y pico años, un cuerpo que refleja los años de celda y altibajos, la madurez truncada, el deseo reprimido, los sentidos atrofiados, ¿quién va a querer vivir, abrazar, caminar junto a una mujer con tal carga? No importa, es la hora de quererse.

Los hijos que dejó niños y ya son adultos, la sociedad no parece que le vaya a otorgar oportunidad alguna, quizás ‘La Esclusa’ no está preparada para la vida libre… Nosotras/os, que estamos fuera, en una sociedad que vive de espaldas a esta realidad invisible que es la prisión, deberíamos valorar más nuestra libertad y usarla más.

Quizás os interese también:

La primavera del Price trae mucho circo 

‘Absolutamente comprometidos’ o lo que no sabemos de los restaurantes de alta gama

Agenda para italianos 

“Al Ateneo yo voy”

Nunca una mudanza fue tan divertida

‘Kafka enamorado’ o la incompatibilidad del matrimonio con el anhelo artístico

‘Los miércoles no existen’ en el Teatro Lara

Teatro Laberinto trae a Madrid ‘Nápoles millonaria’ de Eduardo De Filippo  

Cine asequible más allá del día del espectador 

Anuncios