La Lluna, el imprescindible de Calle Recoletos

La Lluna, el nuevo elegante restaurante de la Calle Recoletos, primero sorprende, nada más entrar, por su enorme barra – sin duda una de los protagonistas de su concepto – luego, conquista por su cocina de mercado con vocación internacional muy bien ejecutada y por último, te invita a repetir, gracias al trato excelente de su personal.

La carta de este restaurante, que hace de la estética Gran Gatsby su fuente de inspiración, se mueve entre tradición y fusión, con platos que son el resultado de mezclas sorprendentes de culturas culinarias lejanas a la par que muy sabrosas, como ocurre con las croquetas Tokio Arousa de mejillones con con láminas de salmón en sashimi. Mientras que, en el apartado de recetas tradicionales de cocina de mercado, donde la materia prima brilla por su gran calidad, destacamos la parrillada de verduras al Josper o el atún rojo en cubos o tartar de atún rojo (Ikura, wakame, sésamo y soja). Mención aparte merecen los postres, como la tarta de zanahorias o el coulant de chocolate “10 minutos”, casero de verdad, ¿hace cuánto no pruebas uno? Yo personalmente dejé de pedirlos hace tiempo, pero en La Lluna me fié y acerté.

Como os adelantábamos, la carta líquida es una de las grandes protagonistas del concepto de este nuevo local nacido el pasado mes de julio de 2021 – en tiempos de gran incertidumbre para el sector hostelero -. Su propuesta contempla grandes clásicos, como Dry Martini, Cosmopolitan o Pisco Sour, pero también novedades de propio cuño, como Dolce far niente: un cóctel ahumado con whisky nikka, vermouth, frangelico, marsala y bitter, una receta 100% Made in Italy.

La calle forma parte del proyecto Madrid 360 con el que el barrio de Salamanca ganará más de 2.000 metros cuadrados de zonas peatonales. Y algunos apuntan a que la calle Recoletos está destinada a convertirse en la nueva calle Ponzano de la Milla de Oro.