‘La Posada de El Chaflán’, una casa de huéspedes del siglo XXI

La alta gastronomía no está saliendo indemne de la crisis. Mientras algunos optan por cerrar, otros, como Juan Pablo Felipe, optan por romper moldes. El creador de El Chaflán, el local de vanguardia donde llegó a ostentar una estrella Michelin, diversifica su oferta, proponiendo además de un restaurante a la carta, un bar de tapas y una zona lounge. Un concepto económico, con un tono mucho más desenfadado que el anterior.

Y lo que era el antiguo hotel Aristos es ahora una posada con 47 estancias de estilo urbano, una casa de huéspedes del siglo XXI. En ella, se aprecian guiños a algunas de las corrientes artísticas más significativas de los años 70 en Inglaterra, los 80 en Francia y los 90 en Alemania y referencias artísticas a sus autores más representativos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Lo que más nos ha gustado son las enormes columnas de madera multicolor de la entrada, inspiradas en la obra de André Cadere. Y los vinilos que retratan algunas de las célebres recetas del chef. El atún con una corona (literal) de laurel, peces plantados en macetas en alegoría a las sardinas a la jardinera, la novia berenjena son algunos de los platos que visten las habitaciones. Reflexiones y hasta poemas ocupan lugares estratégicos – enfrente del retrete, por ejemplo -, como si de un diálogo gastronómico con el huésped se tratara.

En la nueva reforma, no vais a echar de menos el lucernario acristalado del techo, el olivo o la imponente cocina vista. Todo está pincelado de alegres colores y juegos de volúmenes como el césped amarillo que cubre el suelo a modo de moqueta, en homenaje al artista Philippe Parreno. Además, un letrero luminoso de hotel de carretera vigila los comensales.

Pero, ¿qué podemos comer en el nuevo Chaflán? Todos los platos son caseros y pueden pedirse por raciones o medias raciones. Ceviche de pulpo, tortilitas de camarones, tartar de atún rojo, atún rojo a los tomates o perritos calientes a un precio razonable (2,50 euros) son algunas de las propuestas del bar de tapas o del restaurante.

¿Que te apetece tomarte una copa antes o después de cenar? Puedes hacerlo en la zona lounge con sofás y mesas bajas o en la terraza de verano, inspirada en el jardín propio de un hogar, con vegetación y muy coqueta.

Si no vives en Madrid y piensas alojar en la Posada del Chaflán, en tu próximo viaje, quizás te interesará saber que hay dobles a partir de 50 euros. Eso sí, es mejor que reserves con tiempo, porque el hotel suele tener una ocupación bastante alta durante todo el año. Así nos lo cuenta Juan Pablo Felipe, quien afirma que recibe visitas hasta desde Tejas!! Por su cercanía con el recinto ferial de Ifema, por su estilo underground y por el hecho de contar con una oferta gastronómica tan variada, este lugar ha conquistado a los viajeros del otro lado del charco.

¿Te conquistará a ti? Cuéntenoslo!!

Quizás os interese también:

Flash Flash Madrid le da la vuelta a las tortillas

‘Burger Joint’, desde Argentina con pasión

‘Los absurdos’ o los pluriempleados del teatro off 

‘Julieta Bistró’, el ítalo-español de La Latina

‘La Casa tomada’, street food venezolana en tamaño XXL

‘Hamburguesa Nostra’, pionero en ‘fast good’ hecho en España

‘Montes de Galicia’, un clásico que se reinventa

Asturias en seis restaurantes 

‘Tuk tuk’, un asiático asiático

‘La raquetista’, pequeña pero matona

‘Restaurante Lúa’, picoteo de 5 tenedores 

Seven & Six apuesta por la ‘cocina optimista’ de Emilio Salas 

‘Santa Fe’, el nuevo argentino de Chamberí

‘Casino Gran Vía’, mucho más que juego

‘Gaztelubide’, cocina tradicional al poder  

¡A las rices setas en La Trastienda Tapas!

‘Alta burgersia’: burgers para paladares nobles  

‘Sinergia’, 5 buenas razones para visitar Platea

De Madrid a ‘El cielo de Urrechu’

‘La jefa’, cocina y decoración colonial 

‘Otto’, el restaurante de moda que conquista a los gourmets

‘Trattoría Manzoni’, el italiano que te recomendaría un italiano 

Más de 30 razones para darte un paseo entre el Retiro y Salamanca

Otra Venezuela, la gastronómica

El Imparcial, el nuevo ‘place to be’ de Madrid

‘El Gordo de Velázquez’, la apuesta perosnal del chef María José Ibáñez

‘Goiko Grill’, hamburguesas vasco venezolanas

‘La Chusquery’, rompiendo los esquemas del ‘latineo’

5 bares baratos (pero de calidad) para salir a tapear

Noches aún más agradables de la mano de ‘Agrado cabaret’ 

‘Pico de Gallo’, el fast good mexicano

‘El Recuerdo’, hippy y chic a partes iguales  

‘A&G’ reescribe su concepto de restaurante de alta cocina

‘Variopintos’: de todo un poco, con las setas como protagonistas 

‘Romano Ristorante’, estandarte de la gastronomía italiana en La Moraleja 

‘Casa Lobo’, ecléctico en estilos y sabores 

‘Cambridge Soho Club’, como en Londres pero en Madrid

‘El Monjo’, cocina de cinco tenedores en Villa

‘Bodega La Fuente’, visita obligada en Majadahonda

‘El Viajero’ se sube al tren de las nuevas tendencias 

‘Zoe’ no lo llames ‘gastro circo’ llámalo restaurante

¡Ya esta aquí nuestra guía de terrazas 2014! 

‘Oh Bla Bla!’: Italia y Japón juntos pero no revueltos 

¡Larga vida al terraceo!

‘Muñagorri’, cocina casera de verdad

‘Bar Santo Mauro’: picoteo asequible en un entorno de lujo

La agenda definitiva del verano

‘Días Desur’ y de norte

‘Ramen Kagura’, el japonés que necesitaba Madrid

‘El Colmado de Chema’: de tapas en el market

‘El bund’, el chino que te recomendaría un chino

‘Feltman’s hot dog’, cuando el perrito caliente es gourmet

‘El Palé’, en Chueca pero sin pijerío 

4 razones por las que el Thyssen será como tu segunda casa este verano

‘GansoTaberna’, un homenaje a ese “gran olvidado” de la cocina española

‘Gaztelubide’, cocina tradicional al poder  

La ‘Carmencita’ recupera la cocina de toda la vida de Simone Ortega 

Reserva mesa con la historia en ‘Bodega de los secretos’

‘Club A de Arzábal’, un secreto a voces 

‘The Hat’, la nueva terraza de Madrid

Alcocer 42: ‘carne de la felicidad’, Josper y mucho más  

‘Oribu Gastrobar’, el estilo de Chicote crea tendencia 

‘SOT’, la vermutería de ‘abajo’ de Sergi Arola

Las terrazas del Thyssen, para comer con arte 

‘Retorno a Ultramar’, un ultramarinos del siglo XXI

De vermut en el Manolo

‘Juanyta me mata’, otra buena razón para pasar el verano en Madrid

Seis razones para cruzar la puerta de ‘The Place’

‘M29’, un menú para cada momento 

‘Seven & Six’, el gastrobar de Pintor de Rosales 

‘Arquibar’ se renueva y mejora su oferta 

‘Anticafé’, no convencional es la palabra

“Hace Carola un cocido para chuparse los dedos” 

‘Café Colón’ llega pisando fuerte

‘Dabbawala Underground’, buena gastronomía en forma de tapas 

Mercado de San Ildefonso, el ‘street market food’ de Fuencarral 

‘La Musa de La Latina’: tapas, futbolín y ping pong

‘De Rodríguez&Salas’: refugio para amantes del arte, la comida y el vermuteo

Los 26 imprescindibles del terraceo madrileño

‘El 38 de Larumbe’, dos áreas y una única misión: mimar tu paladar

Puerto Lagasca, vaivén de sabores 

‘Taxi a Manhattan’, ¿te subes?

‘Takatá’, una buena razón para acercarse a Pozuelo

‘Feelgood’, a malos tiempos buen teatro

Lobby Market, algo más que una cara bonita

Triciclo, el gourmet del Barrio de Las Letras

Más que pintxos, para toda la familia

Rumbo a África sin salir de Madrid

L’Artisan: cocina franco-japonesa artesanal

El Recuerdo nos trae sabores y costumbres de Miami

La Carmencita: una casa de comidas comprometida con los retos del siglo XXI

Enoteca Barolo, la pasión por los vinos en más de 200 variedades  

No hay que ir tan lejos para hacer enoturismo… 

Anema e core: “cocina italiana con algo más”

‘Chincha’: 100% cocina clásica peruana

Petit Appetit, el bistrot de Chamberí

Yoy, el placer de disfrutar cuidándose 

9 direcciones que todos celíaco, vegetariano o vegano debe conocer

Una dulce vuelta

La Infinito, un café con mucho arte

Cultura, decoración de autor y buena gastronomía se dan la mano en Ateneo

La cultura ‘pide la vez’

Aiò o cómo la pizzetta sarda cambió la vida de Andrea y Marcello

Desmitificando tópicos en Palacio de Anglona

El Back, como en casa o mejor…

El Mentidero Café: entras por la decoración, vuelves por el servicio 

‘Madrid sabe a violeta’

De tapas japonesas en Hanakura

¿A qué sabe la historia?

Corral de la Morería, “borrachera de los sentidos” 

Malatesta, una trattoria con acento romagnolo

Anuncios