5 direcciones imprescindibles para merendar chocolate con churros

Es el plato fetiche del primer día del año y el más solicitado para merendar. Estamos hablando del chocolate con churros o con porras. Ve apuntando  nuestras cinco direcciones imprescindibles de Madrid para saborear uno de los mejores.    

 

chocolat madrid

Tres son las generaciones que han ido heredando la tradición y el buen hacer de Churrería Siglo XIX, famosa por elaborar las porras más grandes de Madrid. Para corroborar que no trabajan con productos precocinados o congelados, te invitan a ver cómo las hacen en el momento en cualquiera de sus tiendas, tanto en la de Santa Engracia como en las otras, repartidas por algunos municipios de la Comunidad.

La Cocktelera (C/ Alcalá, 420) es toda una referencia para los incondicionales del chocolate con churros, cuya masa frita destaca por encima de todo. No tiene web ni redes sociales, es un secreto a voces, uno de esos ‘lugares escondidos’ que ni siquiera se encuentra en las guías turísticas. Nuestro regalo para los que huís de los tópicos y queréis probar un chocolate con churros ‘como Dios manda’.

La Antigua Churrería abrió sus puertas en 1913. El secreto del arte de servir uno de los mejores chocolates con churros de Madrid ha pasado de padres a hijos, a lo largo de cuatro generaciones. Cada mañana se prepara la masa, de forma artesanal, utilizando las mismas materias primas que antaño. Tanto los churros como las porras están siempre crujientes y tienen un interior untuoso. Además de los tradicionales, podemos degustar porras rellenas de crema o de dulce de leche y churros bañados en chocolate. Mientras que, por lo que respecta los chocolates, podemos elegir entre 17 tipos: negro con avellanas, de naranja, vainilla, frutas del bosque o dulce de leche, entre otros.

Si lo que buscas es tomar tu chocolate con churros en una de esas clásicas chocolaterías de Madrid, con camareros de camisa y chaleco, Chocolatería La madrileña (C/ Costa Rica, 15) es tu primera opción. Su especialidad estrella es el chocolate jerezano con piñones y pasas, toda una delicia para el paladar. Sus porras o churros, fritas con todas las de la ley, no son para menos.

A pesar de su breve trayectoria – 11 años -, Chocolat Madrid (C/ Santa María, 30) se ha ido ganando una merecida notoriedad para los aficionados al chocolate a la taza con churros o porras recién hechos. La elaboración del chocolate (puro, muy bajo en azúcar y espeso) es totalmente artesanal y tiene lugar cada mañana, al igual que la de churros y porras. El local, que cuenta con un equipo de camareros jóvenes y simpáticos, es un constante ir y venir de gente, familias, parejas, grupos de amigos o personas mayores, asiduos del Barrio de Las Letras o turistas, que no tardan nada en caer rendidos ante esa merienda tan madrileña.

Ya sabes cuáles son las mejores chocolaterías y churrerías de Madrid (según nosotros), ahora sólo te toca decidir si quieres churros o porras.

Quizás te interese también:

Yogen Früz Carretas, nunca el frío y el calor estuvieron tan juntos 

‘Julieta Bistró’, el ítalo-español de La Latina

‘Montes de Galicia’, un clásico que se reinventa

Asturias en seis restaurantes 

‘La raquetista’, pequeña pero matona

De Madrid a ‘El cielo de Urrechu’ 

‘Casino Gran Vía’, mucho más que juego

‘Lise & Leti’: cookies 100% artesanas y recién horneadas 

‘Mama Framboise’ se suma a la tendencia de la gastronomía de mercado 

‘Topitos café’: para desayunar o merendar mejor que en casa

La ‘vuelta al cole’ viene cargada de gastroplanes 

Más de 30 razones para darte un paseo entre el Retiro y Salamanca 

¿Truco o buñuelo?

A&G reescribe su concepto de restaurante de alta cocina

‘Muñagorri’, cocina gastronómicas de verdad 

¡Larga vida al terraceo!

Viaje a los 50’s en 8 pistas

‘Mercado de San Ildefonso’, el street market food de Fuencarral

‘Romano Ristorante’, estandarte de la gastronomía italiana en La Moraleja 

‘El gordo de Velázquez’, la apuesta personal del chef José María Ibáñez 

‘Lola and co’, algo está cambiando en Chueca 

10 direcciones que todo celíaco, vegetariano o vegano debe conocer 

7 ideas para una fiesta 10

Otra Venezuela, la gastronómica

‘Anticafé’, no convencional es la palabra

‘Cambridge Soho Club’, como en Londres pero en Madrid

‘El Monjo’, cocina de 5 tenedores en Villa 

‘Sinergias’: 5 buenas razones para visitar Platea 

‘La chusquery’, rompiendo los esquemas del ‘latineo’

‘Zoe’, no lo llames ‘gastro circo’ llámalo restaurante

‘Chincha’: 100% cocina clásica peruana

Rumbo a África sin salir de Madrid

‘Feltma’s hot dog’, cuando el perrito caliente es gourmet

‘Corral de la Morería, “borrachera de los sentidos”

De tapas japonesas en Hanakura

‘Oribu Gastrobar’, el estilo de Chicote crea tendencia 

‘Club A de Arzábal’, un secreto a voces 

‘Variopintos’: de todo un poco, con las setas como protagonistas 

‘Fonty’: para tus caprichos dulces y salados 

‘Petit Appetit’, el bistrot de Chamberí 

Celso y Manolo’, cocina con raíces y alma 

Nos vamos de tés en ‘Tekoe’

SOT, la vermutería de ‘abajo’ de Sergi Arola

L’Artisan’: cocina franco-japonesa artesanal 

Seis razones para cruzar la puerta de ‘The Place’

Triciclo’, el gourmet de El Barrio de Las Letras

‘Dabbawala underground’: buena gastronomía en forma de tapas  

‘Arquibar’ se renueva y mejora su oferta 

Desmitificando tópicos en Palacio de Anglona

Seis razones para cruzar la puerta de ‘The Place’

La Infinito, un café con mucho arte

‘Punk Bach’ estrena terraza abierta todo el año

Una fiesta redonda

‘Gaztelubide’, cocina tradicional al poder

Un callejón, dos joyas gastronómicas

‘Chatarra Cocktail Bar’ añade un toque de sabor a la noche madrileña

‘Bar Santo Mauro’: picoteo asequible en un entorno de lujo

Una dulce vuelta

‘Due Spaghi’, cocina italo-catalana de la mano de Nicoletta y Toni

‘El 38 de Pedro Larumbe’, dos áreas y una misión: mimar tu paladar

‘La Carmencita’ recupera la cocina de toda la vida de Simone Ortega

‘El Viajero’ se sube al tren de las nuevas tendencias 

‘Oh Bla Bla!’: Italia y Japón juntos pero no revueltos 

‘La Musa de La Latina’: tapas, futbolín y ping pong

‘Taxi a Manhattan’, ¿te subes?

Madrid sabe a violeta

Malatesta, una trattoria con acento romagnolo

Anuncios