‘Celso y Manolo’, cocina con raíces y alma

Celso y Manolo es el nuevo proyecto de Carlos Zamora, propietario en su Santander natal de los restaurantes DeLuz, El Machi y Días de Sur y de Otras Luces en Valladolid, y ‘culpable’ del éxito de La Carmencita, una casa de comidas del siglo XXI. Con esta última, Celso y Manolo comparte la recuperación de recetas antiguas y la despensa ecológica del valiente productor, pero reivindica el espíritu y la magia de otro clásico de la hostelería asturiana, sureña, leonesa o del Madrid más cañí: la tasca.
CELSO Y MANOLO 3Como vestigio de ella quedan la imponente barra de mármol tricolor y ocho metros de largo, el suelo de terrazo, las pimientas rojas que cuelgan en la pared, las cabezas de toros de mimbre o los carteles de promoción turística de Villemot, originales de los años 50. Pero también, la tortilla paisana y la fabada de los Argüelles, en la carta.

Los Argüelles son los hermanos Celso y Manolo, dos asturianos de ascendencia minera que en los años 70 abrieron su local en el nº 1 de Libertad, que había sido antes -desde 1954- La Tasca de Pepe. Celso y Manolo eran clientes de La Carmencita originaria -la que abriera en 1854- y los son ahora de la actualizada por los Zamora Gorbeña. Así que, más que de un traspaso, podemos hablar de un ‘cambio de poderes’.

Además de homenajear a los antiguos propietarios, el local apuesta por alimentos ecológicos de pequeño productor y lo hace con 70 recetas. Han tenido que recurrir a una carta con el formato tabloide del desaparecido Heraldo de Madrid para que cupieran todas!!

Nuestra experienciaCELSO Y MANOLO (1)

Tal y como manda la tradición nos tomamos un vermú, optando por el de Castell de Siurana, de sabor fresco y ligero, ideal para los que somos más de Spritz ;-).

Para los entrantes nos ponemos en las manos de Patricia Montes, jefa de partida de entrantes en Mugaritz, quien nos prepara, al momento y en barra, un chuletón de tomate de Huesca con 6 cosas ricas: aguacate, papaya, mango, cebolla roja, tomate, cilantro y aceite eco de Siurana.

En la espera de que lleguen los platos principales, saboreamos unas deliciosas anchoas de Laredo y los ibéricos con sal ecológica de Eduardo (entre los que destaca la chacina ibérica eco), de la Sierra de Aracena, al que definen como “un soñador con 300 cerdos que hace un jamón que te hace pensar”.

CELSO Y MANOLO 8Seguimos nuestra comida ‘luculiana’ con media ración de rabas del Cantábrico fritas en harina de molino de piedra y AOVE; los ‘arroces anárquicos’ -porque no siguen más receta que la de la imaginación- con arroz 100% integral ecológico y con un sobresaliente chorizo ecológico; y los taquitos de chuletón que, como toda la ternera, son ‘eco’ y proceden de los cinco valles cántabros.

Dentro del ‘marisquete del barato’, probamos las cigalitas y las gambas rojas de Palamós (valen menos de 12,50 euros la ración). Se trata de una clara apuesta por ‘democratizar el lujo de comer bien’. Según nos comenta Carlos, para mantener unos precios asequibles ha decidido no ofrecer el clásico marisco, como los gambones o las cigalas, sino un marisco de tamaño inferior, pero de buena calidad y de pequeños productores. “Así sabemos de dónde vienen y lo que llevan”, añade Carlos. Lo mismo ocurre con los cortes de la carne o del pollo. Nos proponen alimentos menos caros en el mercado, como las chuletitas de pierna o las alitas de pollo, sin escatimar en calidad. Por ejemplo, las alitas son de pollos ecológicos de 2,5 Kg.

Otro lujo “sin sustos para el bolsillo” es la ración de 10 gramos de caviar del catalán (22 euros). Carlos nos confiesa que la rentabilidad de este plato es muy poca, pero, “¿por qué tomar caviar tiene que ser algo prohibitivo?” nos pregunta. Y efectivamente no podemos llevarle la contraria.

Para el postre, nos dejamos seducir por la mousse de dos chocolates con trocitos de frambuesa disecada y un toque de menta, elaborada con azúcar morena y leche ecológica Ken, tal y como nos comenta Raquel, una de los encantadores camareros del restaurante. Acompañamos la mousse con café de puchero -que muelen y tuestan en casa –. Es que a Carlos y a su equipo les gusta controlar el proceso entero de todo lo que se sirve en sala. Hacen hasta las chips!!

Los sabores de la memoria y del presente

De la tasca de toda la vida, Celso y Manolo recupera la caza salvaje del Valle del Saja, Nansa y Picos de Europa, con platos como los taquitos de lomo de venado, y el bacalao, pero slow fish, que trae de un productor noruego de 4ª generación. Lo desalan en el propio local durante 36 horas y lo sirven en tortilla (en honor a las míticas sidrería de san Sebastián y los pueblos de alrededor), soldaditos de pavía, al ajo arriero o en croquetas (con espinacas, pasas de Málaga y piñones de San Esteban).CELSO Y MANOLO 2

Luego están los ‘bocadillos históricos’, como el pepito de ternera o el de calamares; los huevos de gallinas felices revueltos o a la sartén o las empanadillas ‘Martes y Trece’, que se llaman así porque, como la Encarna que imitaba el mítico dúo, se trabajan “incluso por la noche” a base de bonito del Norte, masa casera, paciencia de santo y demostrado amor. Todo un descubrimiento para mí, que sólo conocía las congeladas que te ponen en los bares como tapas….

El toque ‘moderno’, siempre arraigado en la tradición, lo encontramos en la cerveza artesanal Cibeles y los cócteles originales como el mojito de frutas royas y papaya, el cosmopolitan de hibisco o la caipiriña con baobab, preparados en directo por un viejo conocido, el barman africano Sega.

Siempre para estar al paso con los tiempos, Celso y Manolo es sensible a las intolerancias alimentarias, como la celiaquía. No dispone de un menú como tal, pero propone platos especialmente indicados para este tipo de clientes, como la amplia variedad de quesos o ensaladas.

Los vinos naturales

Podemos elegir entre 40 referencias de vinos de la casa, clásicos y de regiones emergentes, siendo muchos del propio Madrid. Pero lo que más nos llama la atención es la selección de 30 vinos naturales, un paso más allá de los ecológicos: libres de aditivos, sulfitos, conservantes y levaduras químicas. Representan una tendencia en alza en Francia o en Italia, pero en la capital madrileña Carlos representa un ‘revolucionario’.

Nos gusta la forma de describir la carta. Por un lado, están los vinos de viajes vividos, por el otro, los vinos de viajes por vivir. Dentro de estos últimos, pican nuestra curiosidad el de Líbano, un Château Mussar, o el de Oregón, el Pinot Noir, Dundee Hills de Sokol Blosser.

Nuestra mirada se detiene en los vinos de viajes vividos. Son muchas la referencias a Italia, como el Italiano de Bolzano, de la frontera con Austria, Weingut Untermouser Hof de Alto Adige, Lagrein Bio; o el Valpolichela clásico de Monte dall’Ora, que Carlos descubrió con 30 años en Venecia, en una feria de Slow Food.

Y casi se nos cae una lagrimita cuando leemos la frase con la que se resume el Rani Bianco siciliano de la bodega Cos Vitoria y su primer interrail con 20 años por la isla: “Vulcano, Lipari, Filicudi, Taormina, El Etna, pasta a la norma, vespinos, fitipaldis y baños en la playa con burbujas del volcán. Sicilia, para lo bueno y lo malo”.

Celso y Manolo es mucho más que una tasca en clave moderno, es cocina con raíces y alma.

Quizás te interese también:

Pino Cuttaia trae a ‘Madrid fusión’ los sabores de Sicilia

De Madrid a ‘El cielo de Urrechu’

‘Goiko Grill’, hamburguesas vasco venezolanas

‘Santa Fe’, el nuevo argentino de Chamberí

‘La jefa’, cocina y decoración colonial

Más de 30 razones para darte un paseo entre el Retiro y Salamanca

‘Burger Joint’, desde Argentina con pasión

‘Julieta Bistró’, el ítalo-español de La Latina

‘La Casa tomada’, street food venezolana en tamaño XXL

‘Hamburguesa Nostra’, pionero en ‘fast good’ hecho en España

‘Montes de Galicia’, un clásico que se reinventa

Asturias en seis restaurantes 

‘Tuk tuk’, un asiático asiático

‘La raquetista’, pequeña pero matona

‘Días Desur’ y de norte

El Imparcial, el nuevo ‘place to be’ de Madrid

‘Sinergia’, 5 buenas razones para visitar Platea

‘El Gordo de Velázquez’, la apuesta perosnal del chef María José Ibáñez

‘Romano Ristorante’, estandarte de la gastronomía italiana en La Moraleja 

Seven & Six apuesta por la ‘cocina optimista’ de Emilio Salas

¡A las rices setas en La Trastienda Tapas!

‘Restaurante Lúa’, picoteo de 5 tenedores 

‘Casino Gran Vía’, mucho más que juego

‘Casa Lobo’, ecléctico en estilos y sabores 

‘Gaztelubide’, cocina tradicional al poder  

‘Alta burgersia’: burgers para paladares nobles 

‘El Recuerdo’, hippy y chic a partes iguales  

‘Bodega La Fuente’, visita obligada en Majadahonda

‘A&G’ reescribe su concepto de restaurante de alta cocina

¿Cuándo fue la última vez que comiste un alimento auténtico?

‘Pico de Gallo’, el fast good mexicano

Otra Venezuela, la gastronómica

Otra Venezuela, la gastronómica

‘El Monjo’, cocina de cinco tenedores en Villa

‘Trattoría Manzoni’, el italiano que te recomendaría un italiano 

Viaje a los 50’s en 8 pistas 

‘Zoe’, no lo llames ‘gastro circo’ llámalo restaurante

5 bares baratos (pero de calidad) para salir a tapear

‘The Hat’, el único establecimiento hotelero verde de Madrid

‘El Colmado de Chema’: de tapas en el market

‘El Palé’, en Chueca pero sin pijerío 

‘Bar Santo Mauro’: picoteo asequible en un entorno de lujo

‘Otto’, el restaurante de moda que conquista a los gourmets

Café malo, tienes los días contados

‘Maru’, el coreano de Gran Vía

‘Variopintos’: de todo un poco, con las setas como protagonistas 

La agenda definitiva del verano

‘El bund’, el chino que te recomendaría un chino

‘Retreat Discounter’ o la web de las vacaciones saludables

Planes y arte para el Día de la Mujer

‘Club A de Arzábal’, un secreto a voces 

‘Oribu Gastrobar’, el estilo de Chicote crea tendencia 

‘GansoTaberna’, un homenaje a ese “gran olvidado” de la cocina española

‘De Rodríguez&Salas’: refugio para amantes del arte, la comida y el vermuteo

‘El Viajero’ se sube al tren de las nuevas tendencias 

‘Muñagorri’, cocina casera de verdad

‘Zamanda’, el amor por la gastronomía hecho tiendaAlcocer 42: ‘carne de la felicidad’, Josper y mucho más  

¡Ya está aquí nuestra guía de terraza de 2014!

Nueva edición de ‘1080 recetas de cocina’ de Simone Ortega 

Noches aún más agradables de la mano de ‘Agrado cabaret’ 

‘La Norma’, la nueva apuesta gastronómica de Alfredo

‘Ramen Kagura’, el japonés que necesitaba Madrid

‘Focus on Women’, viajes por y para mujeres 

‘Oh Bla Bla!’: Italia y Japón juntos pero no revueltos 

Cuando el marketing tiene muy mal gusto 

‘Cambridge Soho Club’, como en Londres pero en Madrid

‘Due Spaghi’, cocina italo-catalana de la mano de Nicoletta y Toni

10 direcciones que todo celíaco, vegetariano o vegano debe conocer 

SOT, la vermutería de ‘abajo’ de Sergi Arola

Madrid sabe a violeta

Anticafé’, no convencional es la palabra

‘Déjate besar’ por el Dios Baco

L’Artisan’: cocina franco-japonesa artesanal 

Triciclo’, el gourmet de El Barrio de Las Letras

‘Dabbawala underground’: buena gastronomía en forma de tapas  

LaRestano.com: recetas, mitos y leyendas de la cocina italiana

‘Fonty’: para tus caprichos dulces y salados 

‘El 38 de Pedro Larumbe’, dos áreas y una misión: mimar tu paladar

‘Arquibar’ se renueva y mejora su oferta 

 ‘Café Colón’ llega pisando fuerte 

Apartosuites Jardines de Sabatini, algo que nos gustaría mantener en secreto

Los 26 imprescindibles del terraceo madrileño 

Las Terrazas del Thyssen, para comer con arte

¿Operación bikini? ¡Apúntate al All Branch!

El Mercado de San Ildefonso, el ‘street market food’ de Fuencarral

La terraza de San Antón, mi plan A del verano

‘Tacatá’, una buena razón para acercarse a Pozuelo

‘La Musa de La Latina’: tapas, ping pong y futbolín

‘Taxi a Manhattan’, ¿te subes?

Más que pintxos’, para toda la familia 

Flash Flash Madrid’ le da la vuelta a las tortillas  

‘Seven and six’, el gastrobar de Pintor Rosales 

La Posada de El Chaflá’n, una casa de huéspedes del siglo XXI  

Terrazas para todos los gustos 

Una dulce vuelta

Seis razones para cruzar la puerta de ‘The Place’

‘M29’, un menú para cada momento  

Reserva mesa con la historia en ‘La bodega de los secretos’

‘La cocina de San Antón’: cuando comer en verde es un placer

‘El Recuerdo’ nos trae sabores y costumbres de Miami

Puerto Lagasca’, vaivén de sabores 

Cultura, buena gastronomía y decoración de autor se dan la mano en Ateneo

Lobby Market, algo más que una cara bonita

Anema e core’: “cocina italiana con algo más”

Petit Appetit, el bistrot de Chamberí

La Infinito’, un café con mucho arte

Aiò’ o cómo la pizzetta sarda cambió la vida de Andrea y Marcello

Desmitificando tópicos en ‘Palacio de Anglona

El Back’, como en casa o mejor…

El Mentidero Café’: entras por la decoración, vuelves por el servicio 

Anuncios