‘El Gordo de Velázquez’, la apuesta personal del chef José María Ibáñez   

De moderno diseño y ambiente y con amplia y florida terraza, El Gordo de Velázquez reúne algunas características que suelen ser incompatibles entre sí: cocina tradicional de calidad con un toque de originalidad, en plena calle Velázquez (en el número 80, casi en la esquina con la calle Ortega y Gasset) y con un ticket medio de 30 euros.  

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Nos reciben paredes de ladrillo visto y falso hormigón, un techo de sarmiento y flores liofilizadas, confortables sillas y butacas tapizadas en terciopelo, mesas de madera maciza, piezas de diseño -como los apliques Diesel de Foscarini-, objetos y mobiliario fabricados a medida y un lucernario con plantas y luz naturales en el sótano . La decoración corre a cargo de María Tirado, responsable del estudio y tienda de interiorismo DecoLab (en la calle Hortaleza), con una gran experiencia en stands, bodegas, casas y autora del restaurante Morao del Paseo de la Castellana.

Con una capacidad para 200 comensales (aún así suele llenarse los fines de semana) y distribuido en tres alturas, El Gordo está ubicado en un local que albergaba un banco y que ha sido habilitado a la perfección para hostelería y representa la coronación de un sueño para el chef y propietario (en sociedad con la empresaria Carmen Sinovas) José María Ibáñez. El cocinero por fin da riendas sueltas a su propio estilo culinario, eso sí, conservando algunos de sus grandes clásicos.

Si tuviste el placer de saborear y apreciar los canelones trufados y la coca de calabacín y queso de cabra de Semon o el pastel de berenjenas de Jockey, sin duda te interesará saber que puedes degustarlos también aquí. De hecho Ibáñez dio sus primeros pasos como profesional en Jockey con Clemencio Fuentes y antes de ser director de cocina de Semon (referente de la mejor gastronomía catalana en Madrid) trabajó codo con codo con Pedro Subijana en el Hotel Velázquez. Quizás se deba a ese curriculum su obsesión por lo casero. Todo, desde las salsas, masas y los elaborados fondos, se hace en el restaurante.

La carta

Entre los imprescindibles de la carta, encontramos las croquetas (de jamón y boletus), la ensaladilla rusa con cangrejo real, las patatas bravas ‘El gordo’, los tacos de salmón ahumado con salsa de eneldo, el tartar de tomate con crema de torta del Casar, el pulpo a la brasa sobre patata confitada y ajada acompañado de ensalada, el carré asado de cordero lechal o el solomillo de ternera rubia gallega a la plancha acompañado de patatas fritas. Además, las propuestas fuera de carta siempre guardan sabrosas sorpresas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En el apartado de postres, sobresalen los helados suizos artesanos de crema suprema, la tarta tatín de manzana con helado de macadamia, la tarta de chocolate crujiente (la más famosa de Lisboa)  o la pantxineta con helado de vainilla, un postre típico del País Vasco, elaborado con una masa de hojaldre con almendras y relleno de crema y decorado con azúcar glasé.

Nos encanta la apuesta del restaurante por los cafés Premium. Los hay de Colombia, Costa Rica, Jamaica o Guatemala (entre 2,50 y 3,50 euros), pide consejos al camarero para que te recomiende el que más se acerque a tus gustos.

La carta de vinos, elaborada por los profesionales de Santa Cecilia, cuenta con una buena relación calidad-precio (desde los 10 euros del Gran Feudo Rosado y hasta los 59 euros del Moet Chandon Rose B.Imperial), incluyendo algunas opciones también por copas. Encontramos desde el clásico Emilio Moro hasta el moderno La Venta del Loco, pasando por algunas variedades de cavas y champagnes.

El Gordo dispone de una carta de comedor, en la barra y en la terraza y una de picoteo con pinchos hechos al momento y raciones para compartir. Abierto de lunes a jueves de 12 a 24 horas, los viernes  de 12 a 02 horas y los sábados y domingo de 13 a 02 horas, cuenta con un servicio de aparcacoches. Una curiosidad, su nombre e imagen están inspirados en la novela The Pickwick Papers de Charles Dickens.

Quizás te interese también:

Vive #thebberexperience de Heineken

‘Pico de Gallo’, el fast good mexicano

‘Goiko Grill’, hamburguesas vasco venezolanas

Seven & Six apuesta por la ‘cocina optimista’ de Emilio Salas

‘Julieta Bistró’, el ítalo-español de La Latina

‘La Raquetista’, pequeña pero matona

‘La Casa tomada’, street food venezolana en tamaño XXL

‘Hamburguesa Nostra’, pionero en ‘fast good’ hecho en España

‘Montes de Galicia’, un clásico que se reinventa

Asturias en seis restaurantes 

‘Tuk tuk’, un asiático asiático

5 direcciones imprescindibles para merendar chocolate con churros

‘Tiro con arco’ da un giro de 360 grados a su carta y decoración 

‘Burger Joint’, desde Argentina con pasión

‘Casino Gran Vía’, mucho más que juego

‘Restaurante Lúa’, picoteo de 5 tenedores 

De Madrid a ‘El cielo de Urrechu’

‘Santa Fe’, el nuevo argentino de Chamberí

‘La jefa’, cocina y decoración colonial

¡A las rices setas en La Trastienda Tapas!

¡Larga vida al terraceo!

‘Alta burgersía’: burgers para paladares nobles 

‘Gaztelubide’, cocina tradicional al poder  

‘El colmado de Chema’: de tapas en el market

‘Los absurdos’ o los pluriempleados del teatro off 

Más de 30 razones para darte un paseo entre el Retiro y Salamanca

‘El recuerdo’, hippy y chic a partes iguales

‘Zamanda’, el amor por la gastronomía hecho tienda

‘Otto’, el restaurante de moda que conquista a los gourmets

El Imparcial, el nuevo ‘place to be’ de Madrid

Gastroagenda

5 bares baratos (pero de calidad) para salir a tapear

¿Nos tomamos un ‘Piscolabis’?   

Otra Venezuela, la gastronómica

Una fiesta redonda

De paseo por el Mercado de San Fernando con Ariadna Gaya

La cultura ‘pide la vez’

Terrazas para todos los gustos 

Anticafé’, no convencional es la palabra

El Back’, como en casa o mejor…

‘A&G’ reescribe su concepto de restaurante de alta cocina 

‘El Bund’, el chino que te recomendaría un chino 

‘Cambridge Soho Club’, como en Londres pero en Madrid

‘El Palé’, en Chueca pero sin pijerío 

‘El Monjo’, cocina de 5 tenedores en Villa 

‘Sinergias’: 5 buenas razones para visitar Platea 

‘Bar Santo Mauro’: picoteo asequible en un entorno de lujo

‘La chusquery’, rompiendo los esquemas del ‘latineo’

‘Zoe’, no lo llames ‘gastro circo’ llámalo restaurante

‘Chincha’: 100% cocina clásica peruana

Rumbo a África sin salir de Madrid

¡Ya está aquí nuestra guía de terrazas de 2014! 

Apartosuites Jardines de Sabatini, algo que nos gustaría mantener en secreto

‘The Hat’, la nueva terraza de Madrid

Una dulce vuelta

‘Due Spaghi’, cocina italo-catalana de la mano de Nicoletta y Toni

‘Feltma’s hot dog’, cuando el perrito caliente es gourmet

‘Maru’, el coreano de Gran Vía

‘Ramen Kagura’, el japonés que necesitaba Madrid

‘Muñagorri’, cocina casera de verdad

‘Corral de la Morería, “borrachera de los sentidos”

‘El 38 de Pedro Larumbe’, dos áreas y una misión: mimar tu paladar

De tapas japonesas en Hanakura

‘Retorno a Ultramar’, un ultramarinos del siglo XXI

‘Oribu Gastrobar’, el estilo de Chicote crea tendencia 

Noches aún más agradables de la mano de ‘Agrado cabaret’ 

‘Club A de Arzábal’, un secreto a voces 

‘La Carmencita’ recupera la cocina de toda la vida de Simone Ortega

‘Variopintos’: de todo un poco, con las setas como protagonistas 

‘Alcocer 42’: carne de la felicidad, josper y mucho más  

‘El Viajero’ se sube al tren de las nuevas tendencias 

‘Oh Bla Bla!’: Italia y Japón juntos pero no revueltos 

‘Fonty’: para tus caprichos dulces y salados 

¿A qué sabe la historia?

‘Petit Appetit’, el bistrot de Chamberí 

‘La Musa de La Latina’: tapas, futbolín y ping pong

Mercado de San Ildefonso, el ‘street market food’ de Fuencarral 

‘Taxi a Manhattan’, ¿te subes?

Lobby Market, algo más que una cara bonita

Madrid sabe a violeta

Malatesta, una trattoria con acento romagnolo

‘Celso y Manolo’, cocina con raíces y alma 

SOT, la vermutería de ‘abajo’ de Sergi Arola

L’Artisan’: cocina franco-japonesa artesanal 

Triciclo’, el gourmet de El Barrio de Las Letras

‘Dabbawala underground’: buena gastronomía en forma de tapas  

‘Arquibar’ se renueva y mejora su oferta 

 ‘Café Colón’ llega pisando fuerte 

‘Tacatá’, una buena razón para acercarse a Pozuelo

Más que pintxos’, para toda la familia 

Flash Flash Madrid’ le da la vuelta a las tortillas  

‘Seven and six’, el gastrobar de Pintor Rosales 

La Posada de El Chaflán, una casa de huéspedes del siglo XXI

‘M29’, un menú para cada momento

Reserva mesa con la historia en ‘La bodega de los secretos’

‘La cocina de San Antón’: cuando comer en verde es un placer

Puerto Lagasca’, vaivén de sabores 

Cultura, buena gastronomía y decoración de autor se dan la mano en Ateneo

Desmitificando tópicos en Palacio de Anglona

‘GansoTaberna’, un homenaje a ese “gran olvidado de la gastronomía española” 

Terrazas para todos los gustos 

Seis razones para cruzar la puerta de ‘The Place’

La Infinito, un café con mucho arte

¿Cuándo fue la última vez que comiste un alimento auténtico?

‘Topitos café’: para desayunar o merendar mejor que en casa 

“Hace Carola un cocido para chuparse los dedos” 

La Carmencita: una casa de comidas comprometidas con los retos del siglo XXI

Anuncios