‘Otto’, el restaurante de moda que conquista a los gourmets

Su apertura fue una de las más sonadas del año pasado, también gracias a su terraza y las sesiones de dj (de miércoles a sábados). Este año hemos probado algunos de los hits de su carta y te contamos qué tal ha sido la experiencia en este post.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El proyecto decorativo

Con una capacidad para unas 100 personas distribuidas en distintos ambientes, Otto lleva la firma del interiorista Tomás Alía – con cuadros y objetos decorativos, entre ellos, las calaveras serigrafiadas de la librería, de Jacinto De Manuel -.

A la entrada hay una zona lounge donde tomar el aperitivo, disfrutar del after work o tomar unas copas por la noche. Para comer, podemos reservar en la biblioteca, un rincón informal de mesas desnudas de ebanistería y una librería; en una sala coronada por una relajante fuente vertical; en un salón british; o en un reservado que recrea una sala de juntas, ideal para comidas de negocios. Mientras que, la planta baja alberga un tequila bar con quince referencias entre tequilas y mezcales y un pequeño patio al aire libre con un jardín vertical.

La propuesta gastronómica

La propuesta gastronómica corre a cargo de Francisco Javier Zamora, discípulo de Joaquín Felipe. La buena materia prima justamente tratada es la protagonista de cualquiera de los platos de la carta.

Sólo por citar algunos ejemplos, el jamón ibérico de 38 meses de curación procede de un pequeño productor de Huelva; los quesos son de Poncelet; las frutas, verduras y setas de la sierra de Madrid; los tomates ecológicos de la huerta de Carabaña; las carnes de La Finca de Jiménez Barbero y Hermanos Peña, que crían y sacrifican ellos mismos el ganado.

Entre los imprescindibles del restaurante del Paseo de la Castellana 8, destacamos el arroz de ciervo con trufa, que Juan trabaja con una precocción (“como una paella cremosa tipo risotto”, explica) consiguiendo una textura untuosa y un sabor más intenso; la presa ibérica sobre cuscús de menta; las lentejas Beluga (cultivadas en tierra volcánica) con coco y langostino; el tartar de atún y sandía con soja, sake, aceite de sésamo, jengibre y caviar de arenque (que potencia el sabor a mar); el tournedó con setas silvestres y polenta; la merluza (en salsa verde tradicional pero infusionada con jengibre y lemongrass); el tiradito con aguacate y pico de gallo; el tartar de salmón (con el toque cítrico del maracuyá); una sofisticada versión del clásico bocadillo de calmares madrileño que se come con cuchillo y tenedor; y los rollitos de rabo de toro.

El día de nuestra visita optamos por la merluza sobre cama de pepinos, una propuesta fuera de carta, y pudimos comprobar que la fama del arroz de ciervo con trufa o de los rollitos de rabo de toro es bien merecida. Y a la hora del postre, nos dejamos tentar por un delicioso brownie.

Con la nueva temporada, el establecimiento incorpora nuevas recetas a la carta. Entre ellas, encontramos las alubias blancas y la crema castellana, la lubina salvaje o los gnocchi de patata con mollejas de cordero salteadas. Éste último, forma parte del apartado de platos italianos con fondo español que hace honor al nombre del restaurante y entre los que destaca también la lasaña de rabo de toro.

La carta de vinos recoge 150 referencias: 25 champagnes de grandes firmas y pequeños productores, vinos por copas, vinos de Francia, Alemania, Estados Unidos, Nueva Zelanda, Australia, Argentina, Chile y Sudáfrica, España a través de propuestas tradicionales y modernas, y referencias muy difíciles de encontrar en otros restaurantes como el Alpendre de Ronsel do Sil (un monovarietal de Marenzao procedente de la Ribera Sacra) o el Sauvignon de Silvio Jermann, una de las bodegas más prestigiosas de Italia.

Abierto de domingo a jueves de 13 a 02 horas y de viernes a sábado de 13 a 03.30 horas, Otto cuenta con un precio medio de 50 euros, dispone del servicio de aparcacoches y ofrece menú del día por 22 euros.

Quizás te interese también:

El Imparcial, el nuevo ‘place to be’ de Madrid

Más de 30 razones para darte un paseo entre el Retiro y Salamanca

‘La jefa’, cocina y decoración colonial 

‘Julieta Bistró’, el ítalo-español de La Latina

‘La Casa tomada’, street food venezolana en tamaño XXL

‘Hamburguesa Nostra’, pionero en ‘fast good’ hecho en España

‘Montes de Galicia’, un clásico que se reinventa

Asturias en seis restaurantes 

‘Tuk tuk’, un asiático asiático

‘La raquetista’, pequeña pero matona

‘Burger Joint’, desde Argentina con pasión

De Madrid a ‘El cielo de Urrechu’

‘Casino Gran Vía’, mucho más que juego

‘Gaztelubide’, cocina tradicional al poder  

‘Santa Fe’, el nuevo argentino de Chamberí

‘Casa Lobo’, ecléctico en estilos y sabores 

‘El Colmado de Chema’: de tapas en el market

¡Larga vida al terraceo!

‘Alta burgersia’: burgers para paladares nobles 

‘Los absurdos’ o los pluriempleados del teatro off 

‘El Recuerdo’, hippy y chic a partes iguales  

‘El Gordo de Velázquez’, la apuesta perosnal del chef María José Ibáñez

‘Goiko Grill’, hamburguesas vasco venezolanas

5 bares baratos (pero de calidad) para salir a tapear

¿Nos tomamos un ‘Piscolabis’?   

Otra Venezuela, la gastronómica

‘Pico de Gallo’, el fast good mexicano

Una fiesta redonda

De paseo por el Mercado de San Fernando con Ariadna Gaya

10 direcciones que todo celíaco, vegetariano o vegano debe conocer 

‘Días Desur’ y de norte

Seven & Six apuesta por la ‘cocina optimista’ de Emilio Salas

‘Restaurante Lúa’, picoteo de 5 tenedores 

La cultura ‘pide la vez’

La agenda definitiva del verano

‘El Colmado de Chema’: de tapas en el market

Terrazas para todos los gustos 

Anticafé’, no convencional es la palabra

El Back’, como en casa o mejor…

 ‘Toc toc’, la obra más longeva de la certelera madrileña 

‘A&G’ reescribe su concepto de restaurante de alta cocina 

Viaje a los 50’s en 8 pistas 

¡A las rices setas en La Trastienda Tapas!

‘El Bund’, el chino que te recomendaría un chino 

‘Cambridge Soho Club’, como en Londres pero en Madrid

‘El Palé’, en Chueca pero sin pijerío 

‘El Monjo’, cocina de 5 tenedores en Villa 

‘Sinergias’: 5 buenas razones para visitar Platea 

‘Bar Santo Mauro’: picoteo asequible en un entorno de lujo

7 ideas para una fiesta 10

‘La chusquery’, rompiendo los esquemas del ‘latineo’

‘Zoe’, no lo llames ‘gastro circo’ llámalo restaurante

‘Chincha’: 100% cocina clásica peruana

Rumbo a África sin salir de Madrid

¡Ya está aquí nuestra guía de terrazas de 2014! 

Apartosuites Jardines de Sabatini, algo que nos gustaría mantener en secreto

‘The Hat’, la nueva terraza de Madrid

Una dulce vuelta

¡Mójate!

Las Terrazas del Thyssen, para comer con arte

Teatros Luchana, ‘más por sentir’

‘Due Spaghi’, cocina italo-catalana de la mano de Nicoletta y Toni

‘Wine bus’, el fin de las peleas por decidir quién conduce  

Enólogos por un día en Bodegas Emilio Moro 

Bodegas Martúe, enoturismo hogareño 

‘Entre copas’ por la Bodega Pradorey 

‘Feltma’s hot dog’, cuando el perrito caliente es gourmet

‘Maru’, el coreano de Gran Vía

‘Ramen Kagura’, el japonés que necesitaba Madrid

‘Muñagorri’, cocina casera de verdad

‘Déjate besar’ por el Dios Baco

‘Corral de la Morería, “borrachera de los sentidos”

‘El 38 de Pedro Larumbe’, dos áreas y una misión: mimar tu paladar

De tapas japonesas en Hanakura

‘Retorno a Ultramar’, un ultramarinos del siglo XXI

‘Oribu Gastrobar’, el estilo de Chicote crea tendencia 

Noches aún más agradables de la mano de ‘Agrado cabaret’ 

‘Club A de Arzábal’, un secreto a voces 

‘La Carmencita’ recupera la cocina de toda la vida de Simone Ortega

‘Variopintos’: de todo un poco, con las setas como protagonistas 

‘Alcocer 42’: carne de la felicidad, josper y mucho más  

‘El Viajero’ se sube al tren de las nuevas tendencias 

‘Oh Bla Bla!’: Italia y Japón juntos pero no revueltos 

‘Fonty’: para tus caprichos dulces y salados 

¿A qué sabe la historia?

‘Petit Appetit’, el bistrot de Chamberí 

‘La Musa de La Latina’: tapas, futbolín y ping pong

Mercado de San Ildefonso, el ‘street market food’ de Fuencarral 

‘Taxi a Manhattan’, ¿te subes?

Lobby Market, algo más que una cara bonita

Madrid sabe a violeta

Malatesta, una trattoria con acento romagnolo

‘Celso y Manolo’, cocina con raíces y alma 

SOT, la vermutería de ‘abajo’ de Sergi Arola

L’Artisan’: cocina franco-japonesa artesanal 

Triciclo’, el gourmet de El Barrio de Las Letras

‘Dabbawala underground’: buena gastronomía en forma de tapas  

‘Arquibar’ se renueva y mejora su oferta 

 ‘Café Colón’ llega pisando fuerte 

‘Tacatá’, una buena razón para acercarse a Pozuelo

Más que pintxos’, para toda la familia 

Flash Flash Madrid’ le da la vuelta a las tortillas  

‘Seven and six’, el gastrobar de Pintor Rosales 

La Posada de El Chaflán, una casa de huéspedes del siglo XXI

‘M29’, un menú para cada momento

Reserva mesa con la historia en ‘La bodega de los secretos’

‘La cocina de San Antón’: cuando comer en verde es un placer

‘El Recuerdo’ nos trae sabores y costumbres de Miami

Puerto Lagasca’, vaivén de sabores 

Cultura, buena gastronomía y decoración de autor se dan la mano en Ateneo

Desmitificando tópicos en Palacio de Anglona

‘GansoTaberna’, un homenaje a ese “gran olvidado de la gastronomía española” 

Terrazas para todos los gustos 

Seis razones para cruzar la puerta de ‘The Place’

El Back’, como en casa o mejor…

La Infinito, un café con mucho arte

Una dulce vuelta

¿Cuándo fue la última vez que comiste un alimento auténtico?

‘Topitos café’: para desayunar o merendar mejor que en casa 

“Hace Carola un cocido para chuparse los dedos” 

La Carmencita: una casa de comidas comprometidas con los retos del siglo XXI

Anuncios